COMO CRIAR UNA LÍNEA DE CANTORES ROLLER

Porcroller

COMO CRIAR UNA LÍNEA DE CANTORES ROLLER

REVISTA: LAS AVES “REDORNI”  Nº3 (ESPAÑA).

FECHA: ABRIL 1976.

AUTOR: RUDOLF STIBEL.

Con mis cuarenta años de experiencia en la cría de cantores Roller, escribo este artículo para dos particulares categorías de aficionados: para los novicios que pretenden dedicarse al canto de los canarios y para los criadores que están en sus primeras experiencias, pero que poseen ya algún buen cantor.

Uno  de estos aficionados podría decirnos: yo ya adquirí un cantor de 84 puntos, un segundo macho de calidad inferior y seis hembras.

Si en la primera temporada de concursos no consiguiese algún éxito apreciable, consideraría el hecho muy lógico. Su concepción es un error de partida en que caen muchos novicios. Un segundo error notable podría ocurrir al haber adquirido el macho de 84 puntos teniendo por base únicamente el resultado total.

Muchos aficionados compran de este modo, cuando deberían saber que son algunas melodías fundamentales del Roller las que más cuentan. Si los 84 puntos están formados por tours secundarios, aquel canario como reproductor vale muy poco.

ADQUIRIR TARDE

Aconsejo a los aficionados no adquirir cantores al comienzo de la estación. A fines de julio o al comienzo de agosto, muchos canarios, aún los de estirpe mediocre, poseen tonos dulces y voz clara. A fines de agosto en el repertorio de un cantor se revelan con claridad los defectos de raza. El canto se torna menos claro y los touren caen en errores congénitos a la estirpe.

Un canario adquirido al comienzo de la estación después de un único juzgamiento, aún con una buena dote de puntos, podría dar el resultado de una descendencia mediocre, si no decepcionante. Un único juicio (juzgamiento) no es suficiente para revelar los defectos que puede que puede transmitir a la prole, perjudicando en la base el linaje en formación.

Estas son razones por las cuales aconsejamos no adquirir antes del mes de septiembre en vista de que lo que interesa no es lo que el canario revela, en la plenitud de su forma, sino el hecho de poder revelar los defectos que puedan transmitir a la prole el reproductor, debido a su linaje. El canario de 84 puntos adquirido en favorables condiciones físicas y de entrenamiento, podrá esconder defectos que se revelarán en los hijos

TRES MACHOS Y CUATRO HEMBRAS

Para iniciarse en vuestra actividad de criador aconsejamos la adquisición de tres machos y cuatro hembras de media calidad pero de buen linaje. Iniciándose de este modo no se alejara al fin del segundo año toda posibilidad de cruzamientos y de progreso. Con tres machos podrá criar tres líneas de sangre y aunque un macho se demostrara negativo en todo, quedaría aún dos buenas posibilidades.

Juzgo necesario como mínimo dos temporadas para tener una idea acerca de las posibilidades del material adquirido. En el primer año los resultados podrán ser inferiores a los esperados, pero los canarios poseen cualidades posibles de mejoramiento. Desanimarse después de un primer fracaso no sería razonable. Para tener la prueba de que hubo error en la adquisición o en el acasalamiento o en el entrenamiento, es necesario insistir más de una temporada. Un novicio podrá valerse mucho de la adquisición de un macho ya formado, es decir, de un adulto, en vista de que los hijos por él producidos necesitan, después de la muda, de un buen tutor, de un maestro cantor sin defectos de emisión. Pocos novicios comprenden estas necesidades y prefieren cantores de un año.

Un macho adulto, de dos o más años, es un guía optimo para los nuevos cantores en formación. De un cantor adulto no se deben temer sorpresas. Su canto es estable y constante. Un novicio que tuviese la posibilidad de tal adquisición no debería dejar pasar tal ocasión. Un buen maestro adulto es preciso e indispensable para la formación técnica de los jóvenes cantores.

CANARIAS ADULTAS

Una hembra adulta y probada, buena madre, es igualmente preciosa para la cría. Pocos novicios comprenden esto. El carácter firme de una hembra adulta ejerce gran influencia en el comportamiento de las canarias jóvenes colocadas en la voladora después de su separación. Naturalmente para criar ejemplares calmos, tranquilos, seguros de sí, son necesarias las condiciones de ambiente: alimentación, temperatura adecuadas y constante tranquilidad. A muchas hembras no les gustan la presencia de personas extrañas en el criadero y abandonan el nido durante horas. Su alarma es contagiosa y se transmite a las a las otras canarias. También aquí  el comportamiento calmo y desenvuelto de una hembra adulta frena las inquietudes e infunde seguridad a otras:

Otro importante coeficiente de éxito está representado por los acasalamientos que siguen una lógica razonable. Un novicio puede no poseer la experiencia necesaria para conseguir los emparejamientos más idóneos y, en ese caso debe pedir al criador que le ceda los cantores o la preparación de un método. El debe seguir meticulosamente las instrucciones del criador más experto que él, más no debe considerar su sistema inmutable, por infinidad de razones y circunstancias que podrían aconsejar algunas variaciones.

Un novicio debe, en determinado momento, tornarse consciente de su sistema y “sentir” lo que fuere más oportuno hacer. De este modo formará su personalidad como criador acabará por adoptar sistemas propios. De seguir con pasión y firmeza esta línea de conducta, la producción de cantores de alta categoría será para él una experiencia interesantisima.

SIN MUCHO DINERO

Sin emplear mucho dinero y con un año de paciente dedicación, un novicio puede obtener óptimos resultados. Trabajando con inteligencia puede aprender a criar más de lo que un veterano puede haber hecho en diversos años sin método y escasa pasión.

Acerca de las dificultades para la especialización en la crianza de cantores, exagérase bastante, porque no todos poseen aquel mínimo de aptitudes y constancia necesarias. Hay algunas premisas y algunos conocimientos fundamentales que es preciso aplicar y basta. Es resto viene por sí.

Cuando un novicio en la segunda temporada de concursos alcanza con un conjunto 340 puntos contra 330 del año anterior, tiene la prueba matemática de estar en el camino cierto y debe perseverar. Lo importante es haber aprendido el mecanismo (acasalamiento, entrenamiento, etc) que le proporciona todas las posibilidades para la reproducción. El novicio debe confrontar atentamente las fichas de clasificación de los cantores jóvenes con las de los adultos y conservar, como reproductores, los que sobresalen en las fases fundamentales Hohlrol y Knorren que son las que más cuentas.

Indispensable y básicas son también las melodías Hohlklingel y las Pfeifen con las notas bajas completan el repertorio del Roller y permiten otras variaciones. Hay, naturalmente, cantores que destacan más las primeras y otros  las segundas. Lo ideal es fundir en el mismo cantor las dos tendencias y obtener un repertorio fundado en notas bajas, pero suficientemente variado.

Para lograr este propósito la regla básica que el aficionado debe seguir es la de aparear los machos que más se destacan en los touren Hohlklingel y Pfeifen con las hermanas de cantores clasificados con el máximo de puntos en Hohlrol y Knorren. Estos últimos ç, a su vez, deben ser emparejados con las hermanas de los cantores que hayan obtenido los mejores puntos en Hohlklingel y Pfeifen.

Esta regla es simple y básica a los efectos de lograr éxito. El novicio no precisa saber más y debe evitar de llenar su cabeza con nociones difíciles y sistemas complicados que no compensan los sacrificios que requieren su aplicación. Una voz suave debe ser cruzada con una más brillante y marcada. Sólo esto es preciso tener en cuenta, puesto que las voces suaves tienden a perder la claridad pero pueden, oportunamente, dar suavidades y dulzuras a los tonos bajos y ligarlos entre sí.

EMPAREJAMIENTOS CONSANGUINEOS

En la crianza de buenos cantores el emparejamiento consanguíneo no debe causar temores. Son necesarios para fijar determinadas tendencias y no provocar daños a no ser cuando se abusa de ellos. Naturalmente, además de las cualidades canoras, el novicio debe tener en cuenta las condiciones físicas de los canarios que cruza para evitar degeneraciones que   tendrían  su  repercusión   también  en   el  canto.  La  consanguinidad  inteligentemente aprovechada es benéfica y no dañina. Si, por ejemplo, se empareja un canario joven con una canaria adulta del mismo linaje, las condiciones biológicas creadas por la diferencia de edad, por el ambiente, por la alimentación y por el mismo mes de nacimiento, influyen notablemente sobre la nueva generación. Esta ultima cruzada en la proporción de un tercio con los padres, mejorara las condiciones y las posibilidades de reproducción. Es éste el único medio de conservar en las nuevas generaciones las cualidades definidas que es preciso mejorar y perfeccionar año tras año. Involuntariamente dejé de lado la genética, pero  ello  no le importe. Es preferible que el novicio la ignore. Para el canto no es una cuestión necesaria. Es por eso que no quiero hacer ninguna referencia a la ley de Mendel. Las posibilidades en la práctica de las previsiones teóricas, son inferiores al 60 por ciento. Es preferible, pues, que el novicio siga los consejos referidos precedentemente, esencialmente práctico, y no se confunda con conceptos y teorías difíciles y sin sentido. El emparejamiento de cantores medianos con cantores medios  no da solamente cantores medianos sino también excelentes y cantores pésimos.

CANTO HEREDITARIO

El canto es en parte hereditario y en parte enseñado. De una hábil familia de relojeros, que se hace honra de generación en generación, puede salir, improvisadamente, un hijo inepto para la profesión. Puede ser también que eso se relacione con algún lejano antepasado y, por consiguiente, con la genética. Pero el criador no puede perderse en estos angostos caminos, tanto más que de sus cantores conoce sólo las cualidades aparentes y, difícilmente, los defectos escondidos o congénitos.

Un hecho es cierto: cantores de voz aguda engendran hijos con voz aguda; cantores con voz baja y profunda producen hijos con tendencia a tales tonos. La modulación de las frases y la maestría en la ejecución, depende de otras condiciones: salud, bienestar, ambiente, alimentación, enseñanza.

EL MOMENTO PROPICIO

Juzgo que la vida progresa como formación de una onda. Si dos pájaros son emparejados en el momento de su máxima eficiencia, no pueden engendrar sino hijos de alto nivel de salud y de canto.

El novicio no debe olvidar este axioma y así sabrá cuándo será el momento mejor para emparejar sus pájaros.

Personalmente apliqué este principio desde el primer año de mi actividad de criador, obteniendo cantores inigualables. Lo repetí durante cuatro años consecutivos obteniendo siempre los mismos resultados exitosos del primer año. La buena suerte actuó en todas las cosas, pero los buenos principios y la practica garantizan progresos seguros y constantes.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario