CULTURA DEL CANTO

Porcroller

CULTURA DEL CANTO

(Para los canarios noveles flauta Harz)

REVISTA: NUESTROS CANARIOS  Nº14 (ESPAÑA).

FECHA: ABRIL/MAYO/JUNIO 1958.

AUTOR: SALVADOR MARCH.

SELECCIÓN DE JÓVENES CAPACES PARA LA EDUCACIÓN

Del 15 de septiembre a primeros de octubre probablemente sus noveles ya habrán cambiado la pluma. Si es así ha llegado el momento de hacer los preparativos para la educación. Saque los machos de la jaula de vuelo y compruebe si les queda alguna pluma (cañoncito) sin abrir; las últimas plumas en cambiar suelen ser las de la cabeza; si observa que ya no les queda ninguna y que en todo el cuerpo ésta aparece lisa y uniforme, es señal evidente que ya han terminado la muda por completo.

Observe el estado físico de ellos, sópleles la pluma del vientre para que éste quede al descubierto. Si el pájaro  está enfermo tendrá alguna de las siguientes señales: vientre encarnado y algo abultado, trasparencia intestinal de color azul, morado o negruzco, o la pluma hueca (embolado); en cambio, si está sano el vientre estará menos abultado o semihundido, sin ninguna mancha transparente, y el color de la piel será blanco rosado, la pluma la tendrá brillante y apretada cuerpo, los ojos vivos y muy abiertos, y los movimientos ágiles y resueltos.

Teniendo estos detalles muy en cuenta, escoja todos los machos sanos y  robustos y póngalos en jaulas individuales, de las que se usan en los concursos o semejantes a ellas. Estos machos son los que usted destinará a la enseñanza. Los raquíticos, mal plumados o enfermizos jamás deben formar parte del grupo de los educados, ellos no soportarían bien el riguroso tratamiento de la enseñanza y serian un obstáculo a la misma, pues está comprobado que la mayoría de estos pájaros son defectuosos en el canto, defectos que de estar juntos con los demás los aprenderían todos; además, según qué clase de enfermedad son contagiosos y aunque no lo sean por precaución deben estar aislados.

Escogidos ya y en jaulados los machos, ponga el número de jaula y de anilla en sitio visible en cada una de ellas, para  que en todo momento usted pueda llevar  el control que  sea preciso durante las lecciones, perfección y entrenamiento, sin tener que molestar ni coger para nada a los pájaros. Coloque las jaulas en la estantería colectivas una al lado de la otra; la primera semana póngalas en forma que los canarios puedan verse entre sí y déjelos a plena luz para que no se extrañen del cambio y se familiaricen a su nuevo alojamiento. Durante la enseñanza no conviene hacer cambios bruscos, da mejor resultado llevar todo el tratamiento paulatinamente.

La alimentación en el cultivo del canto y la buena salud del canario es de importancia fundamental, más son necesarios ciertos conocimientos para administrarla con propiedad y eficacia. Varia según el canto, el estado físico de cada canario e igualmente según la época del año; conforme vaya desarrollando los diferentes temas que componen la educación, especificaré la dieta más adecuada para cada caso.

La primera quincena de estar los noveles en las jaulas individuales para la enseñanza, la alimentación será la siguiente: simiente de nabo del llamado dulce, todo el que quiera comer, pues éste será la base de su alimentación salvo contadas excepciones; además del nabo una cucharadita pequeña diaria de la mezcla siguiente.

Kg. De alpiste

¼   Kg. De avena pelada

¼  Kg. De cañamones

¼  Kg. De simiente de lechuga

1/8 Kg. De simiente de linaza

1/8 Kg. De negrillo

A días alternos una cucharadita rasa de pasta de bizcocho ligeramente humedecida, y los días intermedios que no les dé la pasta, una pequeña ración de cualquiera de las frutas o verduras siguientes: manzana, pera, higos, uvas o lechuga, espinacas, col, zanahoria, diente de león o pamplina de agua.

Transcurrida una semana de estancia en la habitación, arregle las jaulas de la estantería colocando un cartón o algo análogo que sobresalga tres centímetros por la parte delantera para que los canarios no puedan verse entre sí. Baje la persiana y cortina de la ventana o balcón, procurando que quede a un cuarto de luz poco más o menos; no cubra la estantería y deje los pájaros en estas condiciones durante una semana. Gradualmente conforme se vaya avanzando en la educación habrá que ir disminuyendo la luz hasta dejarles en una semioscuridad. Hay que crear el ambiente adecuado para cada etapa, con el fin de que los canarios no se fatiguen ni se distraigan y estén atentos escuchando al profesor o repasando lo que llevan aprendido.

Estas dos semanas transcurridas han servido simplemente de adaptación al nuevo ambiente de la preeducación.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario