EL RITMO EN LOS GIROS DEL CANARIO “ROLLER”

Porcroller

EL RITMO EN LOS GIROS DEL CANARIO “ROLLER”

REVISTA: PÁJAROS  Nº3 (ESPAÑA).

FECHA: JULIO/AGOSTO/SEPTIEMBRE 1982.

AUTOR: FERNANDO FERRER HIGON.

Para clasificar los giros se tomó fundamentalmente la pauta del ritmo, es decir, la proporción guardada entre el tiempo de un movimiento y el de otro diferente. Estos movimientos, como el tiempo que los separa, varían según la naturaleza del giro. Cada giro o grupo de giros se halla encuadrado dentro de un orden rítmico, fiel expresión de la forma de moverse las sílabas durante el desarrollo de sus respectivos textos. Algunos giros se expresan de un modo acelerado. Las sílabas se suceden casi sin solución de continuidad, sumamente apretadas. El movimiento silábico de otras es francamente separado; un marcado espacio se intercala y en un tercer caso, por último, ocupan un lugar intermedio. De lo expuesto, aclaremos que los giros se clasifican en: Continuos, Semidiscontinuos, Discontinuos, a saber:

Giros continuos: Hohlrollen, Knorren, Wasserrollen y Klingelrollen.

Semidiscontinuos: Hohlklingeln y Klingeln.

Discontinuos: Pfeifen, Glucken y Schocklen.

Giros Continuos

Se denominan giros continuos a aquéllos cuyas sílabas se repiten apretadas, son de emisión rápida y sin solución de continuidad. Intervienen en su formación un sonido fundamental o armónico (consonante “r”), con su concomitante representada por una o más vocales. La consonante “r” es la que da el sentido de continuidad. Tanto es así que no se admite un giro continuo si la “r” no interviene en la composición de sus sílabas.

Giros Semidiscontinuos

Cuando la “r” desaparece o es cambiada por otra consonante (l, h, d), la emisión silábica pierde su cohesión y, sin separarse del todo, se estira ligeramente, haciéndose pulsada o levemente batida.

Giros Discontinuos

Una marcada separación los caracteriza. Es suficiente, a veces, dos emisiones silábicas para identificarlos. Estas pausas impresionan como un descanso dentro del canto, como un aliento que el canario se tomara sin dejar, por ello, de seguir cantando.

Esta clasificación que acabo de dar es la clásica, la que todos usamos y generalmente usan los alemanes para sus explicaciones.

Sin embargo hay otros autores, como el inglés H. W. Gutiérrez, entre otros, que exponen una clasificación diferente en algunos aspectos, diciendo que los giros se dividen en simples y compuestos, a la vez que a los giros simples los subdivide en continuos y discontinuos.

Particularmente yo soy más aficionado a esta clasificación, porque considero que se ajusta más a la realidad del sonido emitido por el pájaro. Por ejemplo, en la clasificación clásica, el Wassertouren está agrupado dentro de los giros continuos y en realidad, si escuchamos atentamente un Wasser, veremos que no tiene el mismo ritmo que un Hohlrol que está también agrupado dentro de los giros continuos y semidiscontinuos, no cabría clasificarlo ni en unos ni en otros. Lo mismo ocurre en alguna modalidad del Knor.

Recuerdo en un enjuiciamiento celebrado en Valencia por el juez del concurso (mi maestro juez de Roller, don Antonio Aguilar Elías), me comentaba: “Observa el wasser, fíjate que su cadencia de emisión no es la característica de los giros continuos ni la de los semidiscontinuos. Está entre ambos.” Estoy de acuerdo con Aguilar desde el primer momento y con la teoría de H. W. Gutiérrez que clasifica a los giros de esta forma:

Giros Simples Continuos Hohlrollen Enformarodada o redoble
Klingelrollen
Discontinuos Klingeln Pulsado,batido, golpeado.
Hohlklingeln     
Glucken  
Schockeln      
Pfeifen
Giros Compuestos   Knorren   En varias formas combinadas: de redoble, Glucke, campanilla,Schockel.
Wasserrollen
Gluckrollen      
Koller (que ya desapareció  como giro del canario Roller)

La diferencia más notoria entre las dos clasificaciones consiste en que Gutiérrez considera a algunos giros como compuestos. Lo explica tomando como base el carácter de algunos de ellos, que se comportan, en ciertos pasajes de su emisión, bajo un fondo de naturaleza continua, como giros en cierto modo discontinuo, sin llegar a serlo en realidad. Así, el Knorren, giro continuo indiscutiblemente en algunos aspectos de su desarrollo una forma ligeramente golpeada que nos recuerda el sonido de Glucke constituyendo la modalidad Gluck-Knorre. De todas maneras, lo importante es saber que los giros se manifiestan de dos formas perfectamente diferenciables, continuos y discontinuos. Las posiciones intermedias o las combinadas podrían también ser aceptadas.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario