EL ROLLER EN EL MUNDIAL DE BERNA 1991

Porcroller

EL ROLLER EN EL MUNDIAL DE BERNA 1991

REVISTA: PÁJAROS  Nº6 (ESPAÑA).

FECHA: ABRIL/MAYO/JUNIO 1991.

AUTOR: FERNANDO FERRER HIGÓN.

Tiempo Hacía que un juez español de Roller no había enjuiciado en este tipo de certámenes. Ya era hora. Por avatares del destino me ha tocado a mí. Estaba designado Aguilar, pero no pudo ir, Barceló tampoco, Martínez Medina tampoco, y al final me enviaron a mi.

La organización dejó mucho que desear. Había equipos que entraban hasta con tres tipos de jaulas diferentes, incluso una vez nos presentaron un equipo de Malinois como Roller.

Reitero lo del Mundial de la “sopa”. Sopa para comer de color verde y para cenar la misma sopa coloreadita de “Isabela”.

En Roller éramos tres tribunales, a mi me tocó con el alemán señor Smid con una credencial OMJ del año 1966. Estupendo colega.

Llevé una grata impresión de la mayoría de rollers que enjuicié. Canarios con mucha voz y una perfecta dicción. El nivel de Centro Europa es muy elevado. Holrollen, de 23 puntos; Knorren de 23; Holklingeln de 16 y 17 puntos; flautas 16 y 17 puntos. Prácticamente cantaron la totalidad de los lotes presentados. En  España hay concursos que fallan de un 40 a un 50 % de canarios presentados, o cantan enfermizos. En España les damos demasiado cajón.

Enjuicie canarios Italianos, holandeses, austríacos, alemanes, suizos, franceses, y españoles a un alto nivel, entre 85 y 89 puntos.

Presentaron medianias indudablemente, pero así y todo cantaban a rabiar.

Referente al Roller Color, por primera vez enjuicié un canario rojo. Los rulos eran aceptables pero las flautas, por llamar flautas a un silbido, eran meritorias de penalización. Su fenotipo era muy cercano al del cardenalito de Venezuela. Los canarios ágatas flojos. Los blancos buenos, incluso a uno le dimos 89 puntos.

En el Roller clásico me llamaron la atención unos lotes de Rollers de gran tamaño, con mucha voz  faltos  de un poco de oquedad, pero con una dicción de “libro”. Rollers similares enjuicié en Valencia en diciembre de 1990 a Delicado de Elda y a Gutiérrez de Alcoy, algún día me dirán el secreto.

La sala de enjuiciamiento era unos vestuarios de deportistas, con unos asientos de madera corridos a cada lado, sobre una mesa nos colocaban a los canarios y tras de ellos una pantalla de cartón negro en forma de “U” abierta. Luz neón en el techo (como en Alicante por el año 82).

Resumiendo, un grato concurso el Mundial de Berna 1991, “El de la sopa” donde hemos hecho buenos amigos. Ahora toca el Mundial de las Palmas 1992. Debemos acudir todos los rollicultores. El acontecimiento va a ser de una gran magnitud, la FOCDE tiene todos los ingredientes para ello. Suerte.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario