FALTAS EN EL CANTO

Porcroller

FALTAS EN EL CANTO

REVISTA: CANARIAS AVICOLA Nº 84 (ESPAÑA).

FECHA: AGOSTO/SEPTIEMBRE 1961.

AUTOR: EVARISTO R. FRATANTONI.

En capítulos anteriores nos hemos referido al canto Roller en su correcto modo de ser emitido y desarrollado. Dijimos que existen formas regulares, buenas y muy buenas de expresión del canto y ahora agregamos que en cuanto a sus valores (en mayor o menor grado) todos son positivos, es decir, que van desde el uno inclusive hasta el nueve, según sea la apreciación máxima del tour. Lo afirmado se condiciona exclusivamente a expresiones de valores positivos; pero cuando estas u otras, no responden a cierta bondad para ser calificadas en más, se dice entonces que el pájaro esta en falta (que comete faltas cuando canta o emite expresiones que ofende al oído sutil de un buen juez). Estas faltas pueden ser de distintos grados pero siempre son consideradas como valores negativos en la calificación. Existen faltas por emisiones defectuosas de algún touren o por deformación de los mismos. No siempre serán graves, pero existen otras que no solo lastiman al oído, sino que también importan emisiones dislocadas de todo concepto de tour y que se intercalan en la canción, produciendo efectos de ruidos desagradables, interjecciones y hasta golpeos que deslucen, interrumpen, desarticulan, desarmonizan y destruyen todo juicio de belleza en el canto. Estas son faltas graves, imperdonables y a veces motivo de descalificación de un pájaro.

No debemos tomar con demasiada severidad la interpretación de estas faltas, pues muchas veces serán tenidas en más o menos (con criterio elástico), de acuerdo con la calidad del pájaro que las efectúa. La falta no siempre es emitida por pájaros de inferior calidad. Son muchos los cantores de categoría que dejan deslizar alguna falta en su canción, sin que por ello se vea menguado el concepto que el cantar nos merece por  otras emisiones. Tampoco las faltas corresponden sólo a pájaros de mediocre bondad. Son numerosísimos los que cantan sin faltas, pero con un canto desprovisto de verdadera dulzura. En otras palabras, no se puede decir que un canario sea ideal o puro porque su canto está exento de malas emisiones.

Se infiere de lo expresado que un pájaro de calidad que comete una falta merece ser disimulada o atenuada en el concepto del juez, haciendo uso de su tolerancia. Es decir, que la tolerancia de un juez está en razón directa con la calidad del canto del ejemplar, sin que esto quiera significar que las faltas de cierta gravedad no sean tomadas en cuenta y punteadas en contra.

Si un pájaro mediocre posee además faltas en su canto, se agrava el concepto merecido y, sin perjudicar al cantor, tampoco el juez utilizara su buena voluntad o tolerancia para silenciarlo o disminuirla.

Es frecuente estar ante canarios que enlazan sus touren armoniosamente, realizando en ciertos momentos pasajes profundos, utilizados utilizando muy buen tono, vocales llenas, sonoras, y dando pruebas de calidad indiscutible. De repente nos estremece algo que no esta en concordancia con la bondad del canto… Ha eliminado algo desagradable, que apena al juez y en su espíritu algo lo impulsa a querer disimularlo… ¡Qué lamentable!, ¡Puede ser que no lo vuelva a repetir!..¡Veremos si no insiste! ¡Escuchen que bien canta en ese momento!… esta y otras reflexiones se suman a su buen deseo de ayudarlo, de justificar o de atenuar lo que no le hace cambiar su concepto de que se trata de un gran pájaro. Recuerdo el caso de un canario que obtuvo 90 puntos en un certamen europeo importante y que luego de ser exportado a la Argentina, entre sus extraordinarias manifestaciones de calidad, asomaba un defecto que nos volcaba en un suspenso. De haber sido interpretado por un novicio, quizá lo hubiese eliminado de toda cría.

Este gran ejemplar del criador Grim (de Alemania), fue puesto en cría y dio hijos de primerisima calidad, muchos de los cuales sirvieron para afianzar ciertos planteles de numerosos criadores de canto. Aquella falta no fue heredada. Por ello, debemos entender que el defecto o las faltas no siempre son transmitidas por los padres, lo cual nos induce a pensar que muchas son adquiridas, que son vicios impresos en el canto y que difícilmente pueden ser  modificados en el mismo. Lo importante es que muchas veces no son transmitidos.

Las instituciones han tomado providencias en sus planillas para extender ahí los distintos valores de los canarios y en ellas se encuentran implícitos los casilleros correspondientes a valores individuales de los pájaros y de sus distintos touren. En la mayoría de estas planillas, en su parte inferior, encontramos la nomina de estas faltas con sus valores máximos negativos, que se descontaran de los valores positivos antes señalados.

En el sistema Alemán de Unidades (1922-37), hallamos anotados esos valores y aclarado su concepto.

Todos los touren pueden perder su valor o entrar en falta. Así, por ejemplo:

Hohlrollen: este giro puede ser emitido en forma nasal. Puede ser duro, alto, áspero, aguado, débil, turbio, falto de fuerza y de volumen, etc.

Knorren: Puede ser nasal, aguado, débil, áspero, duro ruidoso.

Schockel: Nasal dulce.

Hohlklingel: Nasal, aguado, duro, débil, arrastrado, turbio y gangoso.

Glucken: Nasal, deformado, duro, débil, turbio, martillado.

Wasserroden: Nasal, turbio, duro.

Klingelrollen: Aguado, estridente, turbio, duro.

Si observamos atentamente estas formas defectuosas que pueden culminar en la falta, comprobamos que lo nasal se encuentra en todas ellas, es decir, que cualquier tour puede ser expresado defectuosamente con sonidos nasales muy desagradables por la inclusión de la vocal (e) emitida a pico abierto o entre abierto y con el agravante – a veces – de la consonante (g) como concomitante. Cuando el pájaro realiza sus touren con efecto nasal, el resultado es deplorable. A veces incide un estado de resfrío del pájaro como causal de tal emisión, pero otras se trata, simplemente, de la incapacidad del pájaro para hacer las cosas mejor. La dureza se  produce  por el predominio  de  consonantes  sobre vocales,  es decir,  por falta  de equilibrio fonético. La turbidez es provocada por falta de limpieza, por la impureza en la emisión silábica, ya sea por no expresar claramente sus sílabas o por intercalar elementos extraños a los componentes normales. La sensación de agua tiene un limite severo. El agua debe presentirse sin llegar a oírse. Cuando ocurre lo primero, el efecto es de blandura y suavidad; cuando sucede lo segundo, el efecto es de sucio, turbio, de conglomeración de consonantes con pocas vocales. Por momentos esta sensación se propaga a los demás touren, aflojando el valor tonal de la canción. La falta de fuerza y de voluntad no son, en realidad, defectos, pero si indican debilidad, falta de estado o de potencial en el órgano canoro. El golpeteo, en la mayoría de las canciones, es un defecto resultante de superposiciones de consonantes por doble emisión silábica simultanea o por predominio de las consonantes sobre las vocales. Lo agudo penetrante o estridente generalmente obedece a las altas posiciones del tono en los touren de subido registro o de inferior valor. Klingel y klingelrolle. Cuando sobrepasan sus limites superiores y allí intercalan consonantes, que no le son propias y deforman su naturaleza, entonces se entra en las verdaderas faltas.

Tales faltas pueden ser ruidos determinados, notas o interjecciones y touren deformados que toman estos nombres:

Aufzug: Defecto del canto que se origina por una falla en la respiración. Constituyen sílabas de varias consonantes con las vocales i, e: Tzri, gritz, strisz, ritsch. Cuando esta falta se pronuncia suavemente, su mal efecto disminuye.

Interjecciones y exclamaciones: Son notas que el canario intercala en el canto, desmereciendo su impresión. Estos sonidos cortan la canción y desvirtúan su armonía. Suelen ser expresados así: Wuil-wuil, siss-siss, tzick-tzick, tzep-tzep, hie-hie, etc. Sus puntos en contra son más elevados que el Aufzug.

Tzitt: El pájaro repite su nombre varias veces: tzitt-tzitt-tzitt-tzitt.

Echwirren: Cuando el Klingelrollen se exalta y agudiza y agrega a su única consonante r.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario