SCHOCKEL

Porcroller

SCHOCKEL

REVISTA: NUESTROS CANARIOS  Nº2 (ESPAÑA).

FECHA: ABRIL/MAYO/JUNIO 1955.

AUTOR: A. ERCOLI.

Esta es una de las variaciones más curiosas del cantor Edelroller, nosotros la tenemos por clásica y difícilmente la escuchamos en nuestras crías, porque es muy rara. Nos referimos al Schockel puro, bien emitido, como le quisiéramos para nosotros mismos, pues mediocres puede haber una gran cantidad.

Comienza por un canto ondulado, como un eco y solo un canario adulto puede hacérnoslo escuchar  exactamente. Será inútil exigírselo a un pájaro de un año, salvo excepciones. Trataremos de aproximarnos todo lo posible a la descripción imitativa de esta curiosa y tan simpática melodía, con una fonética propiamente especial. La emisión es sonora y profunda, de cadencia fraccionada, como el runrún de un insecto, muy musical y que podemos imitar por “vvvvvvvvvvv, wwwwwwwww, wowowowowo, ooooo,uuuuu,ooo”.

Incluso si tenemos al cantor muy cerca, su canto parece venir de muy lejos, como un eco que atraviesa diafragmas y termina muriendo muy dulcemente hasta el silencio completo. Es una melodía ascendente y descendente, de forma aspirada si está construida sobre la H, “huhuhuhu, hohohohoho, wuwuwuwuwu-wuwu, vovovovovo, hohohohohoo”.

La descripción fonética de esta nota no es fácil de escribir, aunque algunos expertos lo han hecho, pero cada cual partiendo de la propia intuición. Hay quien la llama “berceuse” (cunera), quien “nana”, otros insisten en denominarla “rulada”. Su bordoneo particularisimo no puede ser rulo, puesto que la R no existe, mientras que encontramos la vvv y la www.

Algunos escritores extranjeros la describen como una risa humana con aspiración y especialmente los alemanes la llaman “Laschackel”, carcajada aspirada sobre “hohohohoho, huhuhuhu, wowowowo, ooo,uuuu”. El Schockel puede influir sobre las otras melodías en el sentido de degeneración. En efecto, si la cría se dirige de una forma demasiado decisiva sobre esta variación, podemos estar seguros de que en pocos años nuestros cantores sufrirán una disminución de su repertorio y precisamente una desviación en ciertas notas fundamentales, que a causa del Schockel perderán su valor y sus características. Esto puede demostrarse.

Para el principiante diremos que el Schockel es una frase de fácil discernimiento, puesto que el cantor la emite clara y escalonada, silaba por silaba. El “Gluck” también se distingue inmediatamente, ya que el pájaro parece invitar a escuchar, diciendo “gluc gluc gluc gloc gloc”, y su pronunciación es más clara que el cloqueo de la gallina; lo mismo ocurre con el schockel. Poned atención al pájaro que pronuncia así: ooo,ho ho ho, vvvvvuu, huhuhu, oo uu”.

Esto parecerá muy elemental sobre el papel, pero no lo será para todos y por eso hemos de insistir sobre este aspecto, de una gran dificultad para los principiantes, puesto que la exacta delimitación de las estrofas cantadas por un Edelroller, es una de las más arduas tareas, que exige tiempo y paciencia. El schockel es la base del nuevo canto holandés. Esta bonita melodía forma ciertamente el más bello canto que puede escucharse si es emitida por un cantor de la raza Hohl-Knorr. En Alemania, si un Schockel no es impecable, no tiene valor y la cosa es muy rara. Aunque somos grandes admiradores de esta bella melodía, no estamos inclinados a inducir a incluirla en nuestras crías, puesto que acarreara inconvenientes y preferimos el Stamm alemán Hohl-Knorr. Finalmente, diremos que un perfecto Schockel debe ser de una pronunciación lenta, comenzando con el máximo de lentitud, que continua después desenvolviéndose sin precipitación, para disminuir y extinguirse dulcemente con la w y la h aspirada.

El Schockel está, pues, considerado como capaz de influir sobre las otras variaciones del canto en ejemplares que tengan debilidad de emisión y no se asemejen al Hohlklingel.

En efecto, este último es muy rápido y se pronuncia con la L:

“LU..Lu..Luol..Luol..Lul..Lul..Lol..Lol..” y también con la H: “Hu,hu..hou..hou..hou..”. De este modo, parece una nota continua con rapidez de emisión, mientras que el Schockel, con las mismas vocales, no posee la L y se destaca con nitidez, lento, con intervalos precisos entre las sílabas y el sonido de W.:

“Wo…,woo…,woo,hoo,hoo,hoo,vuu.vuu,huu,huu.huu…”

A quien tenga ocasión de escuchar un campeón Schockel no le podrá caber duda en esta materia.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario