EL ÚLTIMO VIKINGO

Porcroller

EL ÚLTIMO VIKINGO

Por Manuel Matoses

El miércoles había estado visitando en los alrededores de Copenhague a dos criadores de canarios de postura, en una de estas entrevistas conocimos a Bieger Olsen, expresidente de C.O.M.-DINAMARCA y gran conocedor de la canaricultura  danesa. Después de múltiples preguntas y respuestas   me comentó que iba a llamar al último criador de canarios Roller de Dinamarca, “EL ÚLTIMO VIKINGO”, para concertar una cita y ver así si nos podía recibir en su casa. Después de colgar el teléfono, Bieger me confirmó que estaba todo arreglado, debería ir a su casa al día siguiente.

Nuevamente me acompañó Joaquina que realizaba las labores de interprete. Con las señas en un papel,  llegamos a la  estación de ferrocarril, caminamos un buen trecho y como no podía ser de otra forma, llegamos al 195 de la calle, era una casa de las que aquí denominamos “Chalet independiente”. Justo al disponernos a llamar a la puerta,  Ole Larsen, que así se llamaba y nos estaba esperando, nos abrió la puerta; el primer impacto fue bueno era un hombre de unos 45 a 50 años, alegre y simpático, sin mediar palabra nos pasó al jardín, nos preparó una mesa con unas sillas, nos acomodó y nos sacó unas cervezas. En la mesa, un “arsenal” de documentos, fotografías, cuadernos de cría, libros, planillas y recuerdos de sus 15 años como criador. Ole llevaba criando desde 1988, incondicional de los canarios Harz de línea hueca, es decir Hohlrollen, Knorren, Hohlklingel, Pfeifen y klingeltouren.

La primera pregunta era obligada, ¿cuántos criadores de canarios Harz existían en Dinamarca?, la respuesta fue contundente, solamente él. En los últimos años habían abandonado entorno a 10 criadores por diferentes motivos. Ole nos explicaba que la situación para los aficionados a esta variedad era difícil, no hay concursos, ni jueces y los únicos 500 aficionados a los canarios que existen en Dinamarca están volcados en los canarios de color y postura, los canarios de canto, simplemente no interesan a nadie.

En el resto de Escadinavia, se sumaban otros 23 criadores más, 2 de Noruega y 21 de Suecia, pero Ole me recordaba nuevamente una situación caótica para el Harz, ya que en el único concurso anual que se celebra cada año en Suecia, en el de 2002 únicamente habían participado 5 criadores con 40 canarios, cifras que lamentablemente nos muestra la realidad. Ole que puede hablar danés, inglés y alemán, mantiene muy buena relación con criadores alemanes, país de donde proceden todos los canarios de la zona norte de Europa y motivo también por el que todos los años un juez alemán evalúa el nivel de los Harz Vikingos. Ole había ganado el certamen de 2002 con cuatro canarios que discretamente lograron una planilla de 347, aceptable pero lejos de los 360 puntosy y con la participación en esta ocasión del Juez Aleman Hein Bloch.

Nos levantamos de la mesa, en el jardín, para visitar su criadero, dividido claramente en dos núcleos:

En el jardín estaba construida una voladera de exterior de unos 8 m2, que comunicaba a través de una ventanita de escasos 20 cm x 20 cm, con una voladera interior en la que los canarios se resguardaban en el invierno de hasta – 15ºC. Ole me aclaró que en esa voladera interior nunca bajaba la temperatura de 5ºC, ya que él ponía una calefacción eléctrica  con un regulador en esa temperatura constante.

Todos los canarios que tenía en la voladera eran amarillos a excepción de un verde, le pregunté sobre los canarios harz blancos, opales, grises, moñas. Me respondió que sabía que en los últimos años este tipo de harz se estaba criando en Alemania, pero en Noruega, Dinamarca y Suecia no existían.

En el interior de la casa disponía de una habitación de unos 6 m2, donde comenzaba en enero a criar con 10 parejas, utilizando, como es lógico, luz y calefacción. Este año había criado con estas parejas un total de 55 canarios, suficiente para sacar dos o tres lotes de harz con nivel para llevar a los concursos. Eso sí, nunca utiliza a una hembra en más de dos posturas.

Después, cuando pasa a todos los reproductores a la voladera, los nuevos machos utilizan esta zona como zona de aprendizaje y entrenamiento.

Le pregunté por la comida que les daba y me enseñó una mixtura ya preparada que él importaba: semillas muy limpias y frescas, compuestas por avena, cañamon, linaza, nabina roja, negrillo y alpiste. ¿La justificación de esta mezcla tan fuerte?, el clima para unos canarios necesitados de un mayor aporte de grasas. Tenía un saco de nabina aparte, la probé, era muy dulce y carnosa. Nunca había visto una nabina así.

Como contrapartida, le pregunté el precio de una pareja de canarios Harz, me comunicó que una pareja de calidad normal sobre 350 KD (8.000 pts), una hembra 125 KD (2.875 pts) y un macho sin planilla 250 KD (5.750 pts). Y como sólo él cría y vende canarios Harz en toda Dinamarca, podemos afirmar dos cosas: La primera, que son precios oficiales y la segunda, que no suele vender los canarios de alta calidad, al no tener falta de espacio, puede mantenerlos en el criadero aunque no los utilice en la cría, guardando así la Genética de sus campeones. Para este año disponía ya de un listado de compradores, canarios que entregaría  tras el concurso que este año se celebrará el 29 de noviembre; no eran criadores, sino daneses que se preciaban de escuchar el canto de un Harz y todos los años le compraban algún ejemplar.

Repasamos planillas, fotos, catálogos de concursos y Ole nos pasó al comedor de su casa, donde tenía sus trofeos más preciados, me llamó la atención uno que destacaba por su tamaño, Ole me explicó que se trataba del trofeo de campeón por equipos del concurso de Suecia, con la particularidad de que para obtenerlo en propiedad había que conquistarlo o bien tres veces consecutivas o bien cinco alternas. El campeón lo tenía  que entregar al año siguiente antes de que comenzara el siguiente certamen y su nombre se inscribiría en el trofeo de por vida. Me gustó mucho la idea, ¿quién sabe?, podríamos hacer algo parecido en España.

Una vez íbamos finalizando la visita y realizadas las fotos de rigor, regresamos nuevamente a la mesa, en el jardín. Volvimos a repasar algunos de los detalles que se la podían haber escapado a Joaquina, nuestra traductora. Tales como que no existe en Dinamarca ninguna publicación ni libro específico que trate sobre los canarios Harz, únicamente  publicaciones importadas de Alemania, las únicas leídas en todo el norte de Europa.

Me llamó también la atención saber, que las pastas de cría, semillas de alpiste y nabina, jaulas y complementos de todo tipo son comprados en Alemania e incluso en ocasiones en Bélgica. ¿El motivo?, los precios. Días después pude comprobar en una pajarería, que el precio de un kilo de mixtura para canarios cuesta 45 Coronas Danesas, las cuales pasadas a pesetas son 1.035 pts. Claro, quién puede mantener un criadero con estos altos costes, pues únicamente los escasos 500 criadores de los que hablábamos antes.

Nos despedimos con el compromiso de enviarle copia de las fotos sacadas en su criadero, pero antes me tenía guardada una sorpresa:  me comentó que tenía amigos criadores de Roller en el Harz  y en el resto de Alemania, sacó una fotocopia escrita en Alemán, en ella se leía  una fórmula de comida que según entendí se la había proporcionado un Juez alemán, esta receta era la utilizada por los viejos criadores Alemanes para estimular a los canarios cuando estos eran remisos en su canto; Ole la pasó del alemán al danés y Joaquina del danés al español, yo la copié atentamente, y reconozco que durante la próxima temporada de concursos la pondré en práctica. Supongo que esto es simplemente una anécdota pero, ¿quién sabe?.

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario