¡¡Cómo he formado una línea propia!!

Porcroller

¡¡Cómo he formado una línea propia!!

Por Mario Sánchez Sánchez

Cuando un canaricultor se decide por la cría del Canto Roller existen, entre otros, dos factores en su contra, que son, por un lado la inexperiencia y por otro, a la  hora de adquirir pájaros, difícilmente se pueden adquirir machos y hembras de óptima calidad, pájaros que pueden no ser buenos transmisores o que transmitan faltas y defectos.

La inexperiencia se traduce a la hora de criar, cosa que no ocurre si el que empieza procede de otra raza, y sobre todo a la hora de escuchar y preparar a los “noveles”, para los concursos. Con el paso del tiempo se ira teniendo buena mano para la cría pues hay numerosos libros de canaricultura en el mercado, mucha gente dispuesta a darte algún consejo y los propios conocimientos que va adquiriendo uno mismo.

Para la preparación de los noveles hace falta tener unas mínimas dotes musicales y cierto oído para distinguir unos tour de otros; pues como todo buen Harzista sabe, el Malinois y el Timbrado Español cantan, pero el Roller hace música. Para mí, fue decisivo, y se lo recomiendo a todo el que empiece, adquirir una grabación en la que se describen y se escuchan los distintos giros, además conseguí el “Estudio didáctico del Canario Roller” de Salvador March Carnasa y, eso me supuso el poder diferenciar, ordenar y estructurar toda esa ópera que un buen Harzer es capaz de interpretar.

Luego viene el problema de la adquisición de los pájaros. Si se comienza con un buen tronco se tendrá mucho adelantado, si se busca tener campeones a base de cruces cuando se está empezando, puede que algún pájaro dé la campanada, pero lo normal es que se fracase. Por eso, si queremos divulgar esta raza y sacarla de la marginación en la que se encuentra, debemos actuar con seriedad vendiendo a los que quieren empezar buenos ejemplares y orientarlos sobre cómo formar las parejas; pues no hay cosa que más anime, que obtener buenos resultados desde el principio, aunque te hagan la competencia, ¡Y los pájaros malos a la pajarería!.

Yo empecé con dos parejas, un macho comprado en una tienda, que era malísimo y gracias a Dios que era estéril y, un macho y dos hembras que compré al ya fallecido D. Manuel Gamero Sánchez, que me ayudó y orientó muchísimo en los difíciles comienzos. En el año 1992, saqué siete machos, los presenté a concurso y quedé primero en individuales con un pájaro de 90 puntos (no he vuelto a sacar ninguno de 90 puntos hasta el año 1999). Luego adquirí otras parejas, empecé a cruzar sin seguir ningún método, los pájaros se mistificaron y comenzó la travesía del desierto. Con tiempo fui aprendiendo que el glucken enturbia la dicción de las notas y que de los retrocruces consanguíneos se obtenían penosos resultados.

En 1997, en el concurso de Zafra (Badajoz), compré una pareja de canarios que me dio cuatro machos y seis hembras, los presenté a concurso y me llegó la grata sorpresa que los cuatro estaban entre 85 y 88 puntos y ninguno daba glucken. Visto esto, pensé que había encontrado un filón y había que explotarlo, por lo que utilicé el siguiente método, por el que estoy obteniendo muy buenos resultados:

1º) Repetir la pareja inicial todos los años, con el fin de sacar el máximo número posible de descendientes.

2°) Dejar todas las hembras y cruzarlas con machos de otras líneas de canto similar para obtener F1. Si el resultado de los hijos F1 no es positivo, daremos una segunda oportunidad a la hembra y la cruzaremos al año siguiente con otro macho distinto, pues cabe esperar que nuestra hembra cuenta con buenos genes para transmitir y puede ser que al año siguiente nos dé lo que esperamos de ella; pero como no hay una ciencia exacta en materia de genética, si el segundo año también fracasa, entonces la retiraremos de nuestro plantel.

3°) Dejar sólo los machos de la pareja original que no den Glucken y si lo afloran al segundo o al tercer año, eliminarlos sin piedad del criadero, aunque hayan dado buenos hijos, pues por falta de sitio tengo que tener a los progenitores y a sus crías en la misma habitación y el armario escuela en una salita contigua en la que están escuchando continuamente a sus padres, otra cosa sería disponer de dos habitaciones.

4°) De los F1, dejar sólo los machos que sean excelentes ( Hohlrollen largo y modulado, buen Knoren, flautas profundas, y Hohlklingel profundo con un ritmo semidiscontinuo perfecto y que enlace bien con las flautas, a ser posible que lo module también, y por supuesto, que no dé Glucken ). Con respecto a la puntuación mínima que deben obtener diré que en un concurso, un canario puede rendir por debajo de sus posibilidades o ser injustamente tratado. Debe ser el propio canaricultor el que mida estas cualidades anteriores; para ello se requiere buen oído y mucha experiencia. Si se está empezando yo aconsejaría llevar los pájaros a varios concursos y que al menos en dos superen los 85 puntos.

5°) De dejar alguna hembra F1, ésta tiene que tener más de un hermano de las anteriores características, para así contrastar sus cualidades.

6°) Hacer un retrocruce de los machos F1 con sus tías, hijas de la pareja inicial, y así obtendremos la línea deseada, F2. Yo he denominado a la mía “Línea Extremeña”.

7°) Hacer un retrocruce de los machos, hijos de la pareja inicial, con sus sobrinas, las hembras F1 que tengan las características descritas en el punto 5° y también obtendremos la línea deseada, F2.

8°) Con estos F2 volver a empezar a cruzar con Harzer de otras líneas para sacar F1 y volver hacer retrocruces con los hijos “puros” de la pareja original, si quedan todavía, o con otros F2 que ya son de la línea propia y que tengan las mismas cualidades en el canto o mejores que sus primogénitos puros.

Nunca se me ha ocurrido cruzar F2 entre sí porque opino que tendría problemas de endogamia y se podrían dar taras físicas y degeneraciones en el canto.

Estos retrocruces han dado excelentes resultados, pues de veintiséis machos que saqué en el 2001, ocho de ellos me dieron 90 puntos, dos eran F1, uno era hijo de una pareja foránea y los otros cinco, producto del retrocruce, de los cuales a dos se les tuvo que quitar puntos en la impresión para que no se pasaran en la planilla. Un juez extremeño, D. Sebastián Palo Guerra, me animó a que presentara los canarios fuera de la región y por primera vez fui a un Nacional. Fui a Porriño con ocho pájaros, un lote por equipos que quedó en tercer lugar y otros cuatro individuales, tres de ellos aunque no tuvieron premios, con muy digna puntuación.

Este método me parece sencillo y fácil de realizar; para eso tienes que tener una pareja que te dé hijos campeones y a partir de ahí empezar a cruzar con miras a buscar siempre el tronco original, el secreto está en saber guardar las hembras y comprar sólo machos con buena puntuación en las cuatro notas básicas (hecho constatable en planilla). También es conveniente disponer en tu criadero de dos o tres parejas de otros Harzistas de reconocido prestigio, cuyos canarios sean de un canto parecido al de la línea con la que estamos trabajando (en mi caso línea Hohl), esto con miras a tener otra sangre para sacar F1, ya que he comprobado que los pájaros nacidos en mi aviario crían mejor al año siguiente que los de reciente incorporación.

El hecho de tener una línea propia, supone conocer exhaustivamente a tus canarios y saber siempre qué se puede esperar de ellos. Al cruzarlos con otros del exterior podemos comprobar los resultados y eliminar los malos, guardando solamente los mejores, sabiendo además que ya tienen un 50% de tu línea.

tec08

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario