EXPERIMENTO CON CANARIOS HARZER Y SERINUS CANARIUS

Porcroller

EXPERIMENTO CON CANARIOS HARZER Y SERINUS CANARIUS

Por Miguel Ángel González Luis

A continuación voy a relatar una experiencia  que llevé a cabo en mi criadero. En canarias, como todos sabemos, hay aún canarios salvajes en libertad, “por suerte”. Últimamente  y debido a los insecticidas y a la construcción de viviendas en zonas de vegetación, cada vez hay menos canarios en libertad.

En mi terreno y por las época de cría, los canarios silvestres suelen hacer nidos. Se me ocurrió coger los huevos de un nido caído al suelo y, colocárselos a una pareja de Roller que tengo en mi casa. Para de esta forma poder ver la evolución de esos canarios silvestres, incubados y criados por canarios de canto Roller. Los huevos de los canarios roller  se los pasé a un amigo que cría pájaros de postura y utiliza  raza española como “ama de crías” así lo denominamos en canarias (ustedes las llaman nodrizas).

De los pájaros silvestres saqué cuatro pichones, dos hembras y dos machos (curioso cincuenta por ciento de cada). A las hembras las eché a volar tan pronto como consideré que eran adultas y los machos los tuve en jaulas de cría, hasta que empezaron a cantar. Ellos nunca habían oído a sus padres silvestres, sólo habían escuchado el canario de los Roller. Estos pájaros “adoptados”, al no estar preparados para emitir los giros característicos del Roller, no cantaban su melodía, pero tampoco cantaban a semejanza de un canario silvestre. Sólo se limitaban a emitir unos chillidos muy graciosos. Uno de ellos estaba casi siempre con esos chillidos, el otro se mostró más reacio, aunque lo hacía en algunas ocasiones.

Pasado un tiempo los dejé en libertad, el nervio, la casta y la vivacidad del pájaro silvestre no lo habían perdido.

Con el tiempo me pregunto:

¿Qué será de esos pajaritos machos respecto a su canto?, ¿Habrán continuado con esos chillidos o habrá  evolucionado su canto?.

Volviendo a los cuatro huevos que dejé al amigo, eclosionaron tres de ellos, un macho y dos hembras. Al macho lo puse en una jaula de canto, con la intención de entrenarlo y poder escucharlo. Este pájaro nunca  había  escuchado ni visto ningún pájaro Roller. Curiosamente, sí cantaba con el pico cerrado, pero el canto no se parecía en nada al de sus hermanos de otras nidadas que, en mi casa, yo había sacado adelante.

La experiencia no me sorprendió, yo pienso que un canario al igual que las  personas, si no tiene las condiciones para ser tenor por mucho profesor que tenga, nunca llegará a serlo. Pero si tiene unas buenas condiciones, con un profesor puede llegar lejos.

Creo que los pájaros tan pronto salen del huevo, comienzan a escuchar a sus padres y las condiciones de cada uno dan el resultado final. Llevo en este mundo de los pájaros desde pequeño y me fascina. Aunque conocedor del canario Roller recientemente, miro hacia atrás y me pregunto ¿cuánto se habrán perdido mis oídos de escuchar esos maravillosos  giros por haberlos descubierto tan tarde?.

Con esta experiencia no quiero dar lecciones a nadie, simplemente cuento lo que me sucedió. Aprovecho la ocasión para felicitar a todos los criadores de pájaros y en especial  a los del canario roller.

tec51

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario