FUNDAMENTOS CIENTIFICOS DE LA ACCIÓN DE LA LUZ EN LOS ANIMALES

Porcroller

FUNDAMENTOS CIENTIFICOS DE LA ACCIÓN DE LA LUZ EN LOS ANIMALES

Anónimo

El sol irradia diferentes ondas de radiación, y aquellas cuya longitud oscila entre 400 a 800 mm (nanómetros; 1 nanómetro equivale a la millonésima parte de 1 milímetro), son visibles en forma de luz, mientras que las más cortas y las más largas son invisibles. Las ondas más cortas que podemos percibir son los rayos luminosos violetas. A estas ondas siguen otras que ya no son visibles, y que por ello se designan con el nombre de ultravioletas. Estas irradiaciones ultravioletas pueden separarse mediante un prisma, de igual modo como se separan las radiaciones visibles. Las ondas luminosas visibles se clasifican a simple vista como rojas, anaranjadas, amarillas, etc., con gran número de graduaciones intermedias, pero la piel humana y animal establece, todavía, diferencias más finas entre las radiaciones ultravioletas invisibles. Cada longitud de onda pone en actividad un diferente aparato cutáneo y con distintos resultados, a saber:

La dilatación de vasos: Las ondas de 250 y 297 mm descomponen un aminoácido que se denomina histidina, produciendo una sustancia que dilata los vasos sanguíneos.

La vitaminización: Las ondas de 262, 270, 280 y 293 nm actúan sobre una grasa cutánea denominada colesterina. A esta grasa se adhiere en una relación de 50.000/1, una segunda grasa, la ergosterina. Esta ergosterina se transforma bajo la acción de las cuatro ondas mencionadas en vitamina D. Fuera del organismo, cuando la ergosterina es irradiada con luz ultravioleta, por ejemplo, sometiendo la leche que contiene ergosterina a la acción de una lámpara apropiada de luz ultravioleta, se forma también vitamina D. Por la irradiación de la ergosterina se puede preparar artificialmente gran cantidad de vitamina D.

Sin la vitamina D es imposible que los organismos animales puedan unir el fósforo con el calcio para formar los huesos, ni tampoco formar la queratina con suficiente dureza para integrar la composición del pico y las uñas, astas, pezuñas, pelo, plumas, etc., de distintos animales, no estando exento el hombre. Cuando falta la vitamina D se produce raquitismo en los animales jóvenes y osteomalacia en los animales adultos, además de otras anormalidades bien conocidas.

LA REPRODUCCIÓN

La luminosidad es necesaria para la reproducción, y para el canto, ya que este último es una manifestación sexual. Para una buena reproducción se necesita un mínimo de horas-luz por día. El acortamiento del día, o sea el número de horas-luz, trae como consecuencia la disminución de la actividad sexual. Paralelamente, se desencadena el fenómeno de la muda, que no es más que la preparación para enfrentarse con la nueva estación fría.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la luz estimula la producción de huevos en las gallinas domésticas y en otras aves. Las crónicas refieren que en la antigüedad los chinos colocaban de noche una vela encendida junto a la jaula de los canarios para estimularlos a cantar más. Mucho después, a principios del siglo veinte, los granjeros del estado de Washington, en Estados Unidos, comprobaron que podían aumentar la producción de huevos en invierno si colocaban en el gallinero una linterna (lámpara) encendida, durante unas horas, todas las noches.

Sin embargo, en el pasado se pensaba que la función de la luz era principalmente la de aumentar el “día de trabajo” del animal. Actualmente, se considera que ejerce una acción fisiológica: la luz entra por los ojos y/o por la piel del animal y llega al cerebro estimulando la glándula pituitaria que secreta ciertas hormonas causantes de la ovulación. Por este motivo, la iluminación artificial del criadero con una potencia mínima de luz es extremadamente importante. Para las hembras, un aumento de la extensión del día durante el período de crecimiento estimulará su madurez en forma anticipada. En cambio, una disminución de la extensión del día durante el período de crecimiento retardará la madurez sexual.

La luz afecta al aparato reproductor de las aves mediante un mecanismo que comprende el cerebro, la glándula pituitaria, la tiroides, las glándulas suprarrenales y las glándulas genitales (gónadas). Las aves, a diferencia de los mamíferos, no requieren la presencia de ojos para tener una reacción fisiológica a la luz. Tienen la capacidad de percibir la luz directamente por el cerebro mediante mecanismos todavía desconocidos. Gallinas enceguecidas pueden responder a la luz y apercibirse cuando la luz se enciende o se apaga. Esto significa que la luz pasa por las plumas, la piel y los huesos para llegar al cerebro. Sin embargo, todos estos tejidos superficiales sirven para filtrar gran parte de la luz y solamente las longitudes mayores de onda (naranja-rojo) penetran en el cerebro. Por eso es que el sistema reproductor responde únicamente a la luz naranja-roja (para la ovulación), en cambio, el sistema de engorde (pollos parrilleros, por ejemplo), responden mejor a la luz verde-azul.

En los canarios, el color verde favorece mucho a la operación de empollar y a tranquilizar mucho más efectivamente a los animales, con lo cual la reproducción se hace más estable y segura.

Las investigaciones han demostrado que para las aves se requieren, por lo menos, 0,5 bujías – pie para una reacción reproductora mínima. También es importante comprender que la reacción de las aves a la luz no depende de la extensión del día o de la noche. Se ha comprendido que hay un período de sensitividad a la luz, que ocurre una vez cada día (período de 24 horas). Ocurre 12 horas después de encenderse las luces y dura por un tiempo de 4 a 6 horas. Se llama a esto la fase fotosensible del día. La luz diurna aumenta gradualmente durante una época del año y disminuye en otra. Las horas diarias de luz natural por mes son las siguientes:

Enero 10 hs.
Febrero 11 hs.
Marzo 12 hs.
Abril 13 hs.
Mayo 14 hs.
Junio 15 hs.
Julio 14 hs.
Agosto 13 hs.
Setiembre 12 hs.
Octubre 11 hs.
Noviembre 10 hs.
Diciembre 09 hs.

Las horas de luz se cuentan desde media hora antes de la salida del Sol hasta media hora después de ocultarse el Sol. Científicamente hablando, la intensidad mínima de luz para la producción de huevos y de semen de las aves es de 0,5 bujías-pie, es decir, 0,5 lumen/metro cuadrado. Esto se consigue suministrando 3,3 watts de luz por metro cuadrado de suelo o pared a iluminar que, traducido a una forma más entendible equivale a montar un foco de luz blanca de 40 wats a una distancia de 1,80 m del suelo  de la pared a iluminar. Como en las gallinas se calcula sobre el lomo de las aves, para llegar hasta el suelo se dice que el foco debe estar a 2 metros de altura (en el caso de las gallinas ponedoras a piso).

Para los canarios, también podríamos adoptar el mismo criterio, pero iluminando la pared. Si por ejemplo, hay que iluminar una pared de 3 m de ancho por 3 m de alto (9 mts. cuadrados), se necesitarán 3,3 x 9: 29,7 watts, lo que se cumple con demasía colocando un foco de 40 watts. Se pueden usar focos de 25 w y hasta de 15 w, si fuera necesario para hacer un buen reparto de la luz. El cálculo que hemos ejemplificado suministra el mínimo de luz, de manera que se podrían poner también dos focos de 25 watts perfectamente o dos focos de 15 watts. Siempre hay que suministrar un poco más de luz que la que suministra el cálculo porque los focos se ensucian con el polvo y suministran diariamente menos luz que cuando están limpios. Los focos deben limpiarse todas las semanas. También se pueden usar tubos fluorescentes, pero es más delicado limpiarlos. En nuestro folleto “CANARIOS: OPERACIONES DE MANEJO”, que está en preparación, damos mejores detalles del mecanismo de acción de la luz. Acá estamos solamente exponiendo su importancia.

                                                                 EN CONSECUENCIA

Los canarios, como cualquier otra ave o animal, necesitan luz. Carece de todo fundamento científico el negar toda la luz que necesitan las aves, ya sean canarios o palomas mensajeras o cualquier otro animal, incluido el hombre. Muchos criaderos viven con la muerte pintada en sus animales por falta de suficiente luz. La Enfermedad Crónica Respiratoria, la tuberculosis, el raquitismo, la osteomalacia son signos representantes de la falta de luz. Muchos canaricultores buscarán afanosamente la comida salvadora o el remedio mágico que les solucione los problemas que solamente los soluciona la luz. Por conservar los colores lipocrómicos de los canarios descuidan los colores melánicos de otros y la salud general del plantel. Los criaderos deben disponer de amplios ventanales para lograr una excelente iluminación, y si ello no es posible, deben contar con instalación eléctrica adecuada para suministrar luz artificial cuando haga falta. No hay que preocuparse tanto de los colores lipocrómicos exagerados porque, justamente, son colores logrados a través de una pigmentación antinatural manejada por el hombre para embellecer a los animales. Pero no debemos descuidar la enorme acción beneficiosa de la luz que favorece a la piel, a las plumas, a los huesos, a la formación de melanina, al pico, a las uñas, etc., del canario. Favorece al canto, a la actividad muscular, a la actividad celular, a la actividad sexual, a la reproducción, a la cría, etc. Hagamos de nuestros criaderos un bosque lleno de vida y no una habitación de enfermos crónicos. No saturemos los locales con una cantidad excesiva de animales, con olores extraños a amoníaco, ácido sulfhídrico, anhídrido carbónico, olores a semillas, a bolsas, a material enmohecido, etc. La vida se establece con luz y aire, dos cosas que suelen faltar en demasía en algunos criaderos de canarios.

RESUMIENDO

Recalcamos los conceptos en favor de la luz para una mejor vida de los canarios, es decir:

  • –   Favorece la acción dilatadora de los vasos sanguíneos.
  • –   Favorece la formación y acción de la vitamina D.
  • –   Favorece a la pigmentación de la piel, plumas, uñas y pico.
  • –   Favorece a la desinfección de la piel.
  • –   Favorece a la inmunización de la piel y del organismo.
  • –   Favorece a la presión sanguínea y al tono muscular.
  • –   Favorece la eliminación de las células muertas de la piel.
  • –   Favorece al embellecimiento del cuerpo.
  • –   Favorece a la irradiación celular.
  • –   Favorece a la carga del sistema nervioso.
  • –   Favorece a la hormona de la claridad.
  • –   Favorece a la maduración sexual y a la reproducción.

tec37

Sobre el autor

croller administrator

Deja un comentario